Buscar
  • mandarinatango

¿En qué se parece el crecimiento empresarial al crecimiento personal?

Actualizado: 18 de jun de 2018

"Los científicos dicen que estamos hechos de átomos

pero a mí un pajarito me dijo que estamos hechos de historias."

- Eduardo Galeano.














En la entrada anterior empezamos a hablar del tema #MercadotecniaReal, que trata de comunicar la esencia y no sólo la fachada de una marca. También tocamos el punto de que, para llegar a la esencia, es necesaria una labor de introspección y autoconocimiento, responder preguntas básicas como: ¿por qué hacemos lo que hacemos?, ¿a dónde queremos llegar?, ¿cómo mi empresa va a contribuir a mejorar el entorno? Preguntas similares a esas que nos hacemos a nosotros mismos, en algún momento de nuestras vidas.


Entonces, ¿en qué se parece el crecimiento personal al crecimiento empresarial?

En muchos aspectos.

Quisimos enumerar los más relevantes, en el tema de la mercadotecnia:


1. Ciclo de vida.

Al igual que las personas, todo producto o empresa tiene un ciclo de vida, desde que la idea es creada, hasta que llega a su máximo punto de demanda y posteriormente a su decadencia. El tiempo que tarde en cumplirse dicho ciclo depende totalmente del producto y de la necesidad que esté cubriendo. Como es de suponer, el objetivo es alargar el ciclo, para que el punto de éxito dure lo más posible.


2. Propuesta Única de Valor.

Conocido también por sus siglas PUV, como su nombre lo dice es aquello que diferencia a una marca de otras similares, que puede ser el segmento al que van dirigidos, el servicio al cliente, el empaque, la calidad de los materiales con que está hecho, el precio al que se ofrece y un sinnúmero de factores más.

Así como cada persona tiene algo especial que ofrecer al mundo, buscamos que cada marca tenga bien definida su PUV, para así comunicarla de una manera efectiva que logre impactar al mercado interesado, justo en eso que la distingue de las demás.


3. Segmentación de mercado.

A lo largo de nuestras vidas, todos vamos construyendo relaciones e identificándonos con personas que tienen gustos o valores similares a los nuestros. Una vez más, lo mismo sucede con las empresas. Poco a poco vamos tejiendo una red no sólo de clientes, también de proveedores y de aliados, que se identifican con lo que ofrecemos. No podemos atenderlos a todos ni es la clave del éxito de nuestro negocio, sino conocer cada vez mejor el nicho en que nos movemos, para aprender a satisfacer sus necesidades de la mejor manera y construir relaciones sólidas y duraderas con quienes lo integran.


4. Selección natural.

Tal como sucede en la naturaleza, en el mundo empresarial sobrevive el más fuerte, el que mejor se adapta a los cambios y sucesos del entorno. Como emprendedores, debemos estar bien informados de lo que sucede a nuestro alrededor. Algunos cambios pasan muy rápido y la supervivencia de nuestra empresa depende de nuestra capacidad de adaptación a los constantes cambios en las necesidades de nuestros clientes.


5. Contadores de Historias.

Todas las personas tenemos una historia que contar, experiencias que nos han llevado a donde estamos y que se vuelven nuestros motores para seguir alcanzando metas. El objetivo de contar historias es inspirar y cada uno de nosotros tenemos esa capacidad, porque todos somos diferentes y podemos aprender uno del otro. De la misma manera, nuestra empresa tiene una historia y nuestra tarea es comunicarla de la mejor manera, porque sólo así logrará identificarse con su público/objetivo.


Como podemos ver, una marca es similar a una persona en varios aspectos. Como ella, tiene personalidad e identidad propias. Nuestra labor como Agencia de Mercadotecnia y Comunicación es ayudar a las empresas en ese proceso de introspección, lograr transmitir la historia de cada marca al hacernos las preguntas que mencionamos al inicio del artículo y algunas más que iremos profundizando a lo largo de este blog.




82 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo